El aceite de calabaza no procesado concentra en sí mismo todos los beneficios que este vegetal te brinda. Se lo utiliza tanto en medicina como en la cocina hogareña.

Puedes contarlo como un gran aliado en el cuidado de la salud de tu familia.

Propiedades:

Este producto ayuda a prevenir las caries dentales, la caída del cabello y las uñas quebradizas. Para ello, se recomienda tomar una dosis de tres cucharaditas de aceite al día, ya sea como aderezo en las comidas o solas. Además, las semillas de calabaza o su aceite son grandísimos aliados a la hora de combatir parásitos intestinales tales como las solitarias, inclusive en niños pequeños y embarazadas.

Usos:

Ofrece beneficios para el cabello, la piel y la salud, todo al mismo tiempo. Estas múltiples ventajas son el resultado de un alto valor nutricional de las semillas de calabaza. Viene con la bondad de magnesio, cobre, zinc, proteínas y fitosteroles.

Al poseer un alto contenido de zincel aceite de calabaza ayuda en tres grandes áreas de la salud:

  • La próstata, ya que reduce su riesgo de cáncer
  • El sexo, puesto que estimula la adrenalina y aumenta el deseo sexual
  • La vista, pues al consumirlo, la córnea se fortalece

Te ayudará a tratar la artritis, ya que consumido diariamente lubrica las articulaciones y los huesos, ayudando además a eliminar la grasa de las arterias del corazón y a facilitar la expulsión de cálculos renales. Para obtener estos beneficios, debes consumir -como mínimo- tres cucharadas de aceite de calabaza al día. Por ello, trata de incorporarlo a tu alimentación diaria en forma de aderezo para ensaladas, salsas, helados y postres, pero nunca debes cocinar con él.

Es una fuente rica de zinc. El zinc es el ingrediente activo que se requiere para la reparación y el crecimiento celular. Hace células activas y también aumenta el estado de alerta mental y física. Por lo tanto, refuerza la inmunidad del cuerpo mediante el fortalecimiento de los leucocitos en la sangre. Ayuda a mejorar el metabolismo de la grasa, reduce la formación y acumulación de colesterol disminuye el riesgo de ataque al corazón.

El Aceite de semilla de calabaza contiene triptófano. El triptófano se puede sintetizar fácilmente en el cuerpo humano produciendo la serotonina. Por lo tanto, induce el sueño. Por ello, el aceite de semillas de calabaza es una terapia única para personas que sufren de depresión, ansiedad e insomnio.

Facilita la digestión y reduce la hinchazón. También reduce el dolor causado debido a enfermedades óseas tales como la artritis. Esto se debe a que este aceite es un agente anti-inflamatorio increíble. Aumenta la circulación sanguínea y se mejora aún más el contenido de oxígeno en el cuero cabelludo. Esto fortalece los folículos pilosos y protege las cutículas del cabello. A continuación, el cabello se vuelve más fuerte contra el daño causado por el sol y la contaminación. Cutículas sanas del cabello aumentan su longitud y grosor. Esto se debe, a que las puntas no están divididas. Mejora la salud del cuero cabelludo desde el exterior equilibrando el nivel de pH. Buen tratamiento de los problemas comunes del cuero cabelludo como el acné y la caspa debido a la extra sequedad.

El Aceite controla el frizz. Esto hace que el cabello sea manejable. También ofrece acondicionamiento profundo de cada hebra de cabello. Como resultado, el cabello se ve más pulido que nunca. Es un ingrediente esencial de muchas cremas y lociones para la lucha contra el acné. Y rico en vitaminas que hacen que sea un activo antimicrobiano. Mata las bacterias que causan el acné y proporciona alivio de un estallido de acné. Es una terapia única anti-envejecimiento que reduce líneas finas, arrugas y pecas. Es un increíble agente de tonificación para la piel. Reduce la aparición de manchas y pigmentación. Así, la piel se ve más joven, tonificada y radiante.

La semilla de calabaza ha sido estudiada por su capacidad para inhibir la testosterona inducida por el crecimiento de la próstata, un factor causal común en la hiperplasia prostática benigna.

Las mujeres suplementadas con 2.000 mg de aceite de semilla de calabaza en el transcurso de 12 semanas se encontró que tenían la presión arterial controlada, aumento del colesterol HDL (bueno), así como la reducción en la severidad de los síntomas de la insuficiencia de hormonas asociadas, por ejemplo, los sofocos, dolores de cabeza y el dolor.

Alivia la toxicidad en el hígado. También se ha encontrado que ayuda a proteger contra la lesión hepática inducida por tetracloruro de carbono.

Alivia los estados artríticos y la artritis reumatoide crónica.

Tiene una actividad significativa contra los parásitos intestinales caninos.